Banner
¿Quiénes somos?
Somos un Centro de Interpretación y de Ocio orientado al público escolar y familiar que fomenta la educación agroambiental y el conocimiento de los valores naturales y tecnológicos del mundo rural con especial atención al uso correcto del agua. ¡Una manera divertida de aprender!
Icono calendario lunes 16 noviembre 2015
Vermicompostando que es gerundio
Gracias a nuestras amigas las lombrices

El taller de vermicompostaje ha sido un éxito. Los participantes (5 adultos y 5 niños) han conocido de primera mano la importancia de las lombrices en la obtención de compost a partir de materia orgánica vegetal.

Este 2015, se celebra el Año Internacional de los Suelos, motivo más que suficiente para concienciar acerca de la fragilidad de éste medio físico indispensable para la vida.

Por ello, la obtención de compost es una alternativa real a la actual gestión de residuos domésticos, de modo que con material que habitualmente desechamos podemos obtener tierra bien estructurada con nutrientes necesarios para la vida vegetal.

Comenzamos el taller

Conocemos el vermicompostero (realizado con materiales varios encontrados por el almacén: retales, etc).  Presentamos a nuestras protagonistas del día, las lombrices. Uno de los trabajos previos para poder realizar este taller, ha sido el cribado del compost para su posterior uso en los vermicomposteros que confeccionemos.

Curiosidades

Sobre las lombrices hemos aprendido que llevan trabajando la tierra desde el principio de los tiempos, que carecen de oídos, olfato y vista pero cuentan con sentido tacto-nervioso muy desarrollado y un complejo aparato digestivo que mejora el alimento que por él pasa

¿Qué necesitamos para nuestro vermicompostaje?

Curiosidades al margen, los participantes han conocido cuáles son los ingredientes necesarios para el vemicompostaje.

• Materia orgánica: al descomponerse por acción de hongos y bacterias se convierte en alimento para las lombrices. Serán válidos los restos de fruta (excepto cítricos y semillas), hortalizas, posos de café, restos de té, hojas del otoño, restos de poda, pelo ...

Al trabajar a una pequeña escala, es muy recomendable trocear todo para romper las células con mayor rapidez y agilizar el proceso. Para ello nos ayudaremos de unas tijeras u otros electrodomésticos como trituradoras.

• Papel, cartón, procedente de los rollos wc o de cocina, evitando papeles blancos (tienen cloro) y tintas de colores. Este material dará estructura y absorbe la humedad. Podemos trocearlo con tijeras o empleando un destructor de papel de oficina.

• Madera, serrín, paja... una alternativa puede ser rallar los corchos de las botellas de vino, cava...también puede utilizarse fibra de coco. Con esto damos estructura y absorben humedad.

• Agua: fundamental para mantener la humedad necesaria para la vida de las lombrices.

• Recipiente: en este caso hemos reutilizado tuppers de helado.

Manos a la obra

Vistos los ingredientes, los participantes rotan por distintas mesas para realizar los siguientes pasos:

• Extraer posos de café, cortar materia orgánica, trocear papel y cartón.

• Taladramos el fondo del tupper y colocamos en la parte interna un retal de tela mosquitera. En las caras laterales con ayuda de un punzón hacemos agujeros de ventilación, necesaria para evitar olores.

• Colocamos una capa abundante de compost y lombrices, sobre la misma añadimos la materia orgánica a descomponer, fibra de coco, posos de café y serrín, corcho...

• Ahora solo nos quedará colocar el recipiente sobre otro más grande para recoger líquidos que se puedan producir y darle tiempo a las lombrices para conocer su nuevo hábitat.

Será muy importante controlar el exceso/defecto de humedad (aireando, removiendo o aportando papel, cartón, serrín, paja... si hubiera exceso o aportando agua si hubiera déficit). Es recomendable ojearlo, removerlo, curiosear periódicamente para apreciar cómo cambia el sustrato y se transforma la materia y verificar que hay humedad. No nos asuste la aparición de mohos, hongos o incluso una contaminación por la mosca del vinagre, todos son participes del proceso de descomposición de la materia orgánica, preparando el terreno para la acción de las lombrices.

El lugar para colocarlo ideal será a la sombra y con ventilación, temperatura óptima de 17 a 22ºC.

Y así, visto y no visto pasó la mañana ... vermicompostando que es gerundio!

Y para que no os perdáis detalle de cómo lo pasamos los domingos en Espacio Alfranca, podéis curiosear las fotografías de este domingo pinchando aquí

Bookmark and Share
Tu comentario
Últimas Noticias
¿Quieres saber cómo se lo han pasado en el Campus de verano?
Descubre las vivencias de los participantes de su propia mano.
Icono calendario lunes 31 julio 2017
Comienzan nuestras vacaciones
Cerramos en agosto para cargar pilas
Icono calendario lunes 31 julio 2017
 
contacto@espacioalfranca.com | Teléfono: 976 105 840 | C.P. 50195 Pastriz (Zaragoza)
© 2012 Sociedad Aragonesa de Gestión Agroambiental, S.L.U. B99354607
Desarrollado por Ciaralfranca y e_media © 2009 w3c